CONOCE

DESARROLLO
SUSTENTABLE

BIBLIOTECA

Lobo Gris Mexicano

20 octubre, 2022

2021
Biodiversidad
México
Minería

Introducción

El lobo es una pieza fundamental de los biomas donde habita. Al limitar el comportamiento y el sobrepastoreo de sus presas, sus hábitats se abren a una mayor riqueza y diversidad. Los ecosistemas tienden a autorecuperarse una vez que sus poblaciones son lo suficientemente grandes.

Los lobos fueron de los mamíferos terrestres con mayor distribución en el hemisferio norte. Supieron adaptarse a una gran variedad de climas y ecosistemas, desde los bosques templados de las regiones montañosas hasta los pastizales de las praderas. Desde la tundra en Groenlandia hasta el desierto del Néguev al sur de Israel, soportando temperaturas que oscilan entre los -56°C y los 50°C.

La diversidad de hábitats y climas se reflejan en las características físicas que se observan en los lobos que viven en distintas partes del mundo. Entre la comunidad científica, algunos autores identifican dos especies principales de lobos: el lobo gris (Canis lupus) y el lobo rojo (Canis rufus). A nivel mundial el estatus de conservación del lobo gris (Canis lupus) se considera de Preocupación Menor, mientras que el lobo rojo (Canis lupus) se encuentra En Peligro Crítico, de acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Problemática

El lobo gris mexicano es la subespecie genéticamente más distintiva del lobo gris y su función es fundamental para cumplir un equilibrio ecológico:

El verdadero conflicto con el lobo comenzó con la introducción de la ganadería en México y Estados Unidos entre los siglos XVI y XVII. Durante la primera mitad del siglo XX el gobierno de Estados Unidos, a través del US Fish & Wildlife Service (USFWS), llevó a cabo una campaña de erradicación del lobo gris mexicano como parte de una estrategia para potenciar la industria ganadera. A mediados de la década de los 50, México estableció un acuerdo con el USFWS para “controlar” la población de lobos y coyotes, bajo el pretexto de eliminar la rabia silvestre y “por daños graves a la ganadería”.

El lobo mexicano fue cazado y envenenado a tal grado que para los años 70 la subespecie había desaparecido en Estados Unidos y en México se encontraba al borde de la extinción. Con las campañas de exterminio realizadas en Estados Unidos durante las primeras décadas del siglo pasado, y después en México, el lobo estuvo a punto de ser erradicado por completo.

Acciones emprendidas

A partir de la década de los 70, se realizaron importantes esfuerzos para la recuperación de la especie:

Con estos tres linajes inicia un programa binacional de reproducción en cautiverio con el propósito de salvar al lobo gris mexicano de la extinción. Gracias a la labor de los zoológicos y otras instalaciones afines, tanto en México como en Estados Unidos, se superaron los retos a nivel genético para empezar a recuperar sus poblaciones.

Grupo México ha tenido un papel medular en la recuperación del lobo mexicano

La Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) Buenavista del Cobre en Cananea es una de las dos únicas instalaciones en México donde se realizan labores de preparación de los ejemplares para ser liberados en sus hábitats originales.

Esta unidad, que opera desde 2012, cuenta con 180 hectáreas, cuyas instalaciones incluyen diferentes espacios acondicionados para la reproducción, acoplamiento o preliberación de distintas especies. Este espacio es considerado por el Comité Binacional para la Conservación del Lobo Mexicano (México-E.U.A) como el más grande e importante en el país destinado para la conservación del lobo gris mexicano, el cual cuenta con:

Debido a la importancia y al valor genético de la especie, cuando nacen camadas en la UMA de Buenavista del Cobre, Grupo México realiza un Manejo Médico Veterinario que contempla: vacunación, desparasitación parenteral y sistemática, registro de peso, colocación de microchips de identificación y collares antipulgas, zoometría y toma de muestras para realizar biometría hemática y química sanguínea.

La primera reintroducción de especies en México se realizó en octubre del 2011 con una familia de lobos en la Sierra de San Luis, Sonora, sitio seleccionado por reunir condiciones favorables como presas hidráulicas y un hábitat natural en buen estado.

En México se han realizado 1 7 liberaciones de lobo mexicano en el medio silvestre entre 2011 y 2021, que comprenden a 67 individuos. Más del 40% (veintisiete de ellos) fueron trasladados desde los recintos de preliberación de la UMA Buenavista del Cobre para:

Principales retos

A diferencia de los parques nacionales en otros países cuya tenencia de la tierra es del Estado, en México el 92% de la superficie terrestre de las Áreas Naturales Protegidas (ANP) es propiedad de ejidos, comunidades y particulares. La conservación del lobo mexicano se dificulta por esta situación ya que su destino dependerá de la efectiva tolerancia y coexistencia de las comunidades dueñas de la tierra a largo plazo.

Una estrategia de conservación efectiva para el lobo y otros depredadores clave en los ecosistemas, son las tierras de propiedad privada y las Áreas Destinadas Voluntariamente a la Conservación (ADVC):

Resultados

Estos resultados han permitido que la Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) Buenavista del Cobre sea el principal centro de preliberación del país, gracias a los esfuerzos en conjunto con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), así como con médicos veterinarios y especialistas en el lobo gris mexicano.

Actualmente, en vida libre, hay cerca de 45 lobos en México dentro y alrededor de la Reserva de la Biosfera de Janos en Chihuahua; mientras que en Estados Unidos existen 186 lobos que se encuentran, principalmente, en dos bosques nacionales: Gila y Apache Sitgreaves. Los retos para incrementar estas poblaciones y mantenerlas estables en vida silvestre son enormes.

El lobo es fundamental para el conjunto de ecosistemas característicos de una zona biogeográfica. La destrucción de su hábitat y la falta de conocimiento sobre su importante función en la naturaleza pusieron en riesgo su supervivencia y el correcto balance de la biodiversidad y otras condiciones ecológicas de la región.

Gracias al trabajo en equipo entre gobiernos, iniciativa privada, médicos veterinarios y especialistas, el lobo gris mexicano tiene hoy un mejor porvenir. Los resultados del Programa Binacional han permitido que el lobo gris mexicano pase de la categoría “Probablemente extinto en el medio silvestre” a la categoría “En peligro de extinción”.

Aunque aún persisten diversos retos para preservar a esta especie, las acciones realizadas por medio de la UMA Buenavista del Cobre refrendan el compromiso de Grupo México en favor de la conservación de la biodiversidad y del medio ambiente en los sitios donde opera.